Analogías y comentarios de la lectura de Griffiths et al. (Capítulo 7)

La historia de como se conjeturó la estructura de los genes, y luego, como se dedujo la estructura del ADN es sumamente interesante.

En este capítulo, el punto más interesante (desde el punto de vista de los GA) es el sorprendente proceso de replicación de ADN que se da en la maquinaria celular. Cabe destacar que la analogía de este proceso en los GA (en este nivel de lenguaje, quizás) no tiene ningún sentido, dado que es sólo enunciativo, ya que contamos con toda una estructura de cómputo que nos garantiza la integridad de nuestros datos, cosa que no ocurre en las células.

En este punto, quienes somos ignorantes de la química molecular, nos damos cuenta que en este tipo de procesos, la química funciona como una física clásica en miniatura, como una mecánica en donde podemos asignar tareas a determinadas máquinas (más o menos complejas) y se sincronizan ciertos procesos para que corran en un orden y produzcan piezas. Fuera del proceso de replicación hay una analogía todavía mas fuerte con los procesos industriales, dado que las proteínas salen de la “fábrica” sin “estirar” y deben ser “estiradas” para que tomen su estructura tridimensional (sino no pueden funcionar correctamente) fuera de la célula.

La estructura del ADN impone un apareamiento estricto entre bases, A con T y C con G (el mnemónico Aníbal Troilo y Carlos Gardel funciona) por lo que cada cadena por separado (de la doble cadena) puede ser utilizado como una plantilla o molde para ensamblar nuevas moléculas de ADN. En una posición de la molécula de ADN (que está marcada y la maquinaria celular puede determinar su posición, proceso en el cual está involucrada la enzima llamada topoisomerasa) comienza a abrirse la doble cadena, el proceso de replicación comienza en ese lugar y la molécula se va abriendo con ayuda de una enzima llamada helicasa. Cada cadena es “tomada” por otra enzima llamada polimerasa que maneja la síntesis de cada cadena y coordina la actividad de las proteínas accesorias (que tienen tareas como por ejemplo “acercar” tiras de nucleótidos para que sean sintetizados). El “cierre” (telómeros) de estas nuevas moléculas de ADN está ordenado por una enzima especial llamada telomerasa. Esta maquinaria celular es llamada replisoma.

Tomen nota los fabricantes de hardware, el proceso de replicación de ADN en la célula tiene un índice de errores de menos de 1 en 1010 nucleótidos insertados. Por otro lado, la velocidad de síntesis es asombrosa, se procesan unas 1000 bases por segundo, que en términos de información consisten en 1000 unidades de datos en base 4 (A, C, G o T), por lo que podrían considerarse 2000 bits de información, o sea 250 bytes. 250 bytes no es una velocidad sorprendente hoy en día (quizás si para los multimillonarios operadores de telefonía celular de la República Argentina, dado el pésimo servicio que prestan), pero si tomamos en cuenta que un ser humano posee un orden de un trillón de células (1018 células), y suponiendo que en todas está ocurriendo una replicación de ADN simultáneamente (proceso que no me consta y necesitaría el consejo de un médico, fisiólogo o biólogo para determinar si estoy diciendo una burrada – por favor, si están leyendo, comenten!), se estarían replicando  2,5 x 1020 bytes por segundo en un ser humano promedio.

 

Anuncios

Deje un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s